Visita a una comunidad indígena ecuatoriana.

AguaBlanca1

Vivir en un otro país es conocer nuevas culturas, a veces muy diferentes a la tuya; es admirar paisajes que te dejan con la boca abierta; es también enriquecerse como persona, aprendiendo sobre donde están tus límites, de tus debilidades y cuestionarse sobre tu modo de vida (a veces influidos por el capitalismo). Durante mis vacaciones tuve la oportunidad de ir en una comunidad indígena llamada Agua Blanca y así fue mi experiencia.

AguaBlanca5
Plantación de plataneros.

Agua Blanca está cerca de la ciudad de Puerto López (un maravilloso pueblo pesquero) situada en la costa ecuatoriana, para llegar hay que tomar un bus, y donde te deja hay que andar unos 5km adentrándose en el bosque, en el interior del Parque Nacional de Machalilla. Ya que este, es un país lleno de mezcla de paisajes (costa, sierra, islas y selva) y una gran mezcla de gentes (blancos, mestizos, negros y indígenas). En esta comunidad tiene un clima cálido y húmedo de costa y encontramos una población indígena-caucásica.

AguaBlanca2
Camino para ir hasta la comunidad

Lo bueno de esta comunidad es que está alejada de la vida “normal” del consumo. Y está rodeada de un enorme bosque (seco y húmedo en las partes más altas) donde viven hombres, animales salvajes y domésticos.

Tiene una gran historia, pertenecen a la antigua civilización Manteña, de la cual siguen manteniendo gran parte de sus costumbres como la agricultura, artesanías y ganadería; antiguamente el río era su vía de comercio con los antiguos Incas que llegaban a través del océano Pacífico. Vivían en grandes familias y se enterraban cerca de sus casas dentro de unos grandes botijos de barro en posición fetal. Dispone de un museo donde un guía te explica todas esas costumbres tradicionales (aunque ahora ya no se entierran las familias de esa manera).

AguaBlanca4
Casas de la comunidad

Actualmente viven de la agricultura, de la artesanía, y del turismo comunitario. Viven tranquilos y sin estrés de las grandes ciudades. Tienen sus costumbres, como ir a la iglesia, hablar entre ellos y vivir lo más sencillo posible.

AguaBlanca13
Niñas jugando en las calles

Lo que más me sorprendió fueron los animales que viven allí. Animales que en Europa suelen ser más salvajes; aquí se acercaban a ti pidiéndote algo de comida. Como una pequeña anécdota: estábamos comiendo en una casa del lugar cuando empezó a entrar una cabra, y no paró hasta llegar a la cocina! Fue muy gracioso 🙂 🙂

AguaBlanca9
La cabra más cariñosa del mundo
AguaBlanca8
Un cerdito pasando por la casa
AguaBlanca10
Un caballo en libertad en el bosque

En la comunidad se puede bañar en un lago natural de azufre (de ahí el nombre de la comuna, ya que en la mañana el lago está cubierto por una capa blanca). Para ir hasta este lago hay que irse en la aventura (siempre con un guía nativo) para encontrar este lugar maravilloso. Tuvimos que atravesar los ríos y andar por el bosque. Pasando por los campos de agricultura de guineos (plátanos), papayas entre otros. Fue muy divertido.

AguaBlanca6
Atravesando el río
AguaBlanca7
La planta con guineos y su flor.

Tras la aventura en el bosque con mucho calor (sol o lluvia y una temperatura de unos 25-30 grados), llegamos al lago de azufre. Era muy bonito de ver el agua gris (pero con un olor a huevo duro) y bañarse. Había arcilla al fondo del lago y era perfecto para la piel!

AguaBlanca11
El lago de sufre
AguaBlanca12
Arcilla de azufre

Fue una experiencia tan enriquecedora culturalmente que les recomiendo a todos! En la vida hay que salir de su zona de confort y para  vivir experiencias mágicas. Y a la hora de despedirnos de este lugar unas cabras no dudaron en decirnos adiós!

AguaBlanca15

AguaBlanca14
“El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día” – Paul Coelho

 

Marie-Anne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *